sábado, 1 de octubre de 2011

Universidad Nacional dejando huella en la historia

¿Estás dejando la tuya?

Desde que entre a la Universidad (Universidad Nacional) lo primero que note era que estaba en la mejor del país, y me preguntaba porque?, que te hacia diferente de las demás?, y lo primero que veía sin darme cuenta era una espiral con su gemelo, los cuales guiaban hacia arriba, diciéndonos la dirección que debemos tomar; después cuando me comenzaron a dar el recorrido pase por muchos suelos, casi que pase por todo el país sin darme cuenta, y cuando andaba en la calle los ancianos hablaban de ella con mucho agrado,; bueno eso era en un principio antes de entrar a clases, antes de comenzar mi carrera; sobre mi carrera escuchaba cosas muchas cosas y comencé a observar, a investigar, me comenzó a llegar información de que tan buena era mi carrera en la sede que estoy. Comencé poco a poco a conocer verdaderamente que era la universidad, primero la infraestructura la cual se nos dio para realizar nuestros estudios; casi que todo mundo hablaba de la Universidad Nacional pero nadie se daba cuenta de ese gran tesoro el cual quería compartirlo con todos, no solamente con los estudiantes sino con todo aquel que fuera curioso, eran sus museos, los cuales guardaban una parte importante de nuestro patrimonio cultural, lamentablemente los ciudadanos creen o mejor dicho suponen que estos monumentos tales como museos, obras arquitectónicas se sostiene de la nada o como dicen Por obra y gracia, es algo triste ver como nosotros mismo dejamos a un lado lo que en verdad vale la pena y aun mas importante nuestra bases, nuestra historia, nuestro patrimonio, el legado que nos dejaron algunos padres de la universidad en Colombia; observe que esta sociedad era un reflejo de algo que estaba ocurriendo en la universidad, algo que me fue esquivo por un tiempo y que muchos no comprenden que clase de profesionales deseaban formar, un profesional autónomo, critico constructivo y que sobre todo aportara a la sociedad; ahora llegue a un punto donde me pregunto si verdaderamente le estamos aportando algo a la sociedad porque veo profesionales que solo les interesa salir a recibir, y no veo profesionales que tomen una posición de dar a cambio lo que recibieron de la universidad y que tampoco siguen el ejemplo de aquellos que permitieron que en este momento estemos disfrutando de un lugar, un espacio para ampliar nuestro conocimiento y sobre todo un lugar donde realizamos nuestros primeros pasos hacia la sabiduría de ejercer un arte llámese como se llame; seria grandioso que en vez de tener profesionales que investiguen sobre lo investigado o profundizando en áreas del conocimiento que son muy amplias sería mucho más interesante que comencemos a proponer nuevas maneras, nuevas formas casi que proponer un nuevo y porque no un mejor mundo; si desde la universidad se ha dejado una gran huella en la sociedad porque no comenzamos a modificar esos surcos que produce la huella?. Ahora la pregunta verdadera es debemos seguir modificando los surcos de la misma huella o comenzar a crear un huella distinta en la sociedad?, Y aun más importante que estamos dispuestos a dar para que esto sea posible?.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Economía Solidaria vrs. Competitividad de Palmira









“Hoy el modelo tradicional de educación choca de frente con las estructuras sociales..."

La escuela enseña a hacer tareas y no ha contar historias

Con fuertes críticas al sistema educativo colombiano, Jesús Martín Barbero, reconocido por su obra De los medios a las mediaciones dio inició a la quinta edición de la Semana Internacional de la Comunicación, organizada por la Facultad de Comunicación de UNIMINUTO.

Durante la conferencia, titulada ‘Interfaz, educación, información y reconocimiento’, el académico afirmó que el sistema educativo del país está basado en un modelo nacionalista poco universal y nocivo para el conocimiento local.

Se refirió a los Exámenes de la Calidad de la Educación Superior (ECAES), como pruebas que reflejan la estandarización de la educación, fenómeno que según él acabó con valiosos centros de investigación en Colombia.

“Hoy el modelo tradicional de educación choca de frente con las estructuras sociales, porque no prepara a los jóvenes para convivir con las nuevas escrituras del mundo moderno”, explicó Barbero refiriéndose a los múltiples lenguajes y escenarios que la sociedad de la información ofrece.

Del mismo modo, el conferencista señaló los desafíos de los maestros para romper con el modelo educativo tradicional y así formar a los jóvenes del mañana como verdaderos ciudadanos.

A lo largo de la conferencia, hizo críticas a la estructura política de Europa, por la persecución gitana que se ha desarrollado en los últimos tiempos y señaló como inaudita la crisis del mundo árabe.

Al finalizar, el escritor manifestó que el reconocimiento, tema central de ésta Semana de la Comunicación, “debe trascender de la esfera cultural a la esfera política, económica y social”.

Fuente: Corporación Universitaria Minuto de Dios

sábado, 17 de septiembre de 2011

APORTE SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD

GENDARMERÍA RINDE HOMENAJE A LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CONCEPCIÓN POR SU APORTE A LA REINSERCIÓN SOCIAL DE LOS INTERNOS

27/11/2008

La distinción responde al compromiso de la Casa de Estudios, que a través de su Instituto Tecnológico, otorga actualmente capacitación a 32 reos que siguen la carrera de Técnico Universitario en Construcción.

La Dirección Regional de Gendarmería de Chile rendirá un homenaje a la Universidad Católica de la Santísima Concepción, por el significativo aporte a la reinserción social de los internos a través de la implementación de planes de enseñanza superior en la Cárcel El Manzano. El acto se enmarca en el Septuagésimo Aniversario de la Institución.

La ceremonia, en la cual el inspector director regional, Ramiro Peñailillo, dará su cuenta anual, e incluye, además, un reconocimiento a otras instituciones, entre ellas, una distinción por acto heroico al Vigilante Segundo de Chillán Marcelo Escobar, y condecoraciones a los funcionarios por 30 años de servicio.

El compromiso de la UCSC se materializa a través de su Instituto Tecnológico. Esta Dependencia otorga actualmente capacitación a 32 reos, quienes resolvieron cambiar sus destinos y estudiar la carrera de Técnico Universitario en Construcción. Esta profesión se imparte desde el primer semestre de 2007 en dependencias del mismo penal penquista, con una duración curricular de cinco semestres. Tras ese periodo, este grupo, que tienen edades entre los 25 y los 47 años, podrán lucir el título e ingresar, de esa manera al mundo laboral.

Esta es una iniciativa pionera en Chile y hace posible que la UCSC contribuya a la superación de personas que, por alguna razón de sus vidas, han cometido delitos. “Los internos valoran la oportunidad que se les brinda, lo que se ve reflejado en su alto grado de compromiso con las clases, como también en el buen rendimiento en sus asignaturas; por ejemplo, el grupo curso obtuvo un promedio de 5.8”, sostuvo la jefa de la Unidad de Gestión Docente del Instituto Tecnológico, Marcela Hormazábal Faúndez.

http://noticias.universia.cl/vida-universitaria/noticia/2008/11/27/298830/gendarmeria-rinde-homenaje-universidad-catolica-concepcion-aporte-reinsercion-social-internos.html

APORTE SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD

COLCIENCIAS Y ACADÉMICOS DEBATEN APORTE SOCIAL UNIVERSITARIO

En El Edificio De La Facultad De Ciencias Se Realizó El V Encuentro Nacional De Comités De Ética En Investigación, Que Reunió A Académicos De Varias Instituciones.

Bogotá D.C., ago. 11 de 2011 - Agencia de Noticias UN - Jaime Restrepo, director de Colciencias, sostuvo este martes un debate con profesores de la Universidad Nacional de Colombia sobre el papel de la academia en el proceso de desarrollo del país.

Durante el V Encuentro Nacional de Comités de Ética en Investigación, realizado en la UN y en el que se analizó el impacto de la Ley 1286 de 2009 de Ciencia, Tecnología e Innovación, el jefe del organismo estatal recriminó al sistema de educación superior por su desinterés ante otros actores de la sociedad civil.

“La academia está muy alejada del sector productivo y también de la sociedad. La universidad debe proponer modelos concretos, pues siguen siendo muy teóricos”, sostuvo Restrepo Cuartas, quien comentó que el producto del mundo universitario causa bajo impacto en las dinámicas del país.

“Sostengo que la academia en general ha investigado mucho para publicar artículos, pero no tanto para resolver problemas específicos y ayudar a construir modelos que se puedan aplicar a la sociedad o para generar mecanismos que forjen innovación y desarrollo tecnológico en aspectos en el nivel empresarial”, agregó el funcionario, quien luego matizó sus palabras al señalar que entre los responsables de esta situación se encuentran el Ministerio de Educación y el mismo Colciencias, y que dicha ley busca encauzar el tema.

Sin embargo, frente a las afirmaciones del Director de Colciencias, los profesores de la Universidad Nacional plantearon su desacuerdo. El primero en responder al funcionario fue Álvaro Zerda, ex decano y actual docente de la Facultad de Ciencias Económicas, quien afirmó que la postura del sector educativo está en sintonía con las necesidades del país.

“La academia está reflexionando profundamente y de manera permanente las problemáticas de la sociedad e incluso las del sector productivo. Se desarrollan estudios y análisis y se hacen propuestas”, explicó el profesor Zerda, quien planteó como principal obstáculo a este trabajo el desinterés del Gobierno para tomar en cuenta dichas recomendaciones.

“El problema es que esto se queda como una mera inquietud intelectual, pero desde las esferas del poder, que es donde se toman decisiones, no se da aplicación y se considera que no tienen relación con los intereses y las orientaciones generales del modelo económico y social que se está decidiendo y por eso no se da esa interrelación de forma eficaz. No es porque la academia no quiera y no produzca conocimiento, sino porque no es utilizado, apropiado y puesto en práctica por parte de los tomadores de decisión”, aseguró.

Rafael Molina Gallego, vicerrector de Investigación de la UN, dijo que este señalamiento se debe a una “mala interpretación del tema”, y afirmó que “la Universidad per se siempre ha estado generando talento humano para que vaya a todo el sector productivo y, en ese sentido, es parte de su naturaleza”.

El Vicerrector aseguró que la Institución tampoco puede enfocar su quehacer “única y exclusivamente a ser un centro funcional para unos sectores productivos específicos. Su principal tarea está en generar talento humano a toda la sociedad para el sector que produce bienes, para el social y para todos en general”.

Por otra parte, frente al contenido de la Ley 1286, Zerda señaló que al enfocarse fundamentalmente a la búsqueda del “incremento de la competitividad” del país, el enfoque de esta legislación tiene “un fin, muy explícito, en términos utilitaristas económicos y olvida otras dimensiones de la ciencia y la tecnología como son los aspectos sociales y la solución de problemas que aquejan a la sociedad colombiana desde tiempo atrás como la desigualdad, la equidad, la falta de inclusión social y el marginamiento”.

http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/nc/detalle/article/colciencias-y-academicos-debaten-aporte-social-universitario.html

APORTE SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD

EL APORTE SOCIAL Y CIENTÍFICO DE LAS UNIVERSIDADES Y LA
RESPUESTA DEL ESTAMENTO.

Diego Mauricio Carrera
Representante Estudiantil, Consejo Superior Universitario
Universidad Nacional de Colombia

La universidad pública en Colombia es fiel reflejo de su sociedad, partiendo de
esta afirmación, cualquiera que haya tenido contacto con la universidad pública
podrá coincidir con esto. Si tenemos un mínimo conocimiento del problema social
en nuestro país, no nos debería sorprender que en las universidades de Colombia
se estén reproduciendo la desigualdad, la intolerancia, el analfabetismo político,
la corrupción, el descontento popular, la protesta y aunque no nos guste,
también, la violencia. La Universidad es el reflejo de la sociedad y debe ser allí,
donde se construyan las soluciones a los problemas apremiantes de la sociedad
con el más absoluto rigor científico porque si no se realizan estas tareas falla la
universidad y también la sociedad.

Las Universidades públicas colombianas han jugado un papel histórico
determinante en la reconstrucción de la sociedad por ser precisamente
escenarios de construcción de soluciones a diversos problemas económicos,
científicos, tecnológicos, y sociológicos, entre otros. Para aportar a dicha
reconstrucción de la sociedad se requiere utilizar herramientas que permitan la
transformación y la evolución. Por ejemplo, el reconocimiento de los derechos
civiles a las comunidades afrocolombianas se consiguió después de intensas
movilizaciones durante los sesenta, principalmente. De igual manera, para el
sufragio universal fueron necesarias las revoluciones liberales en el siglo XIX,
resaltando la Unión Social y Política de Mujeres creada para luchar por el
sufragio femenino en Gran Bretaña, razón por la cual hoy hablamos de
democracia y no de autocracia. Aunque estos cambios mencionados no fueron
impulsados solamente por las universidades, todos los cambios históricos que ha
experimentado la humanidad han surgido del seno del pueblo, de la necesidad de
mejorar sus condiciones y de extender los beneficios a la totalidad de los
miembros que se suscriben. Lo importante a destacar en ese contexto no son sólo
los logros, sino también las herramientas utilizadas para llegar a ellos, entre las
cuales destacamos: la construcción del debate, la movilización, la protesta, y en
general, las herramientas que nos brinda la Constitución con los mecanismos de
participación ciudadana como el plebiscito, el referendo y las acciones de hecho.
Estas herramientas del derecho son posibles gracias a la revolución francesa y por
principio no tendrían porque contraponerse a las acciones de hecho.
En este sentido, las universidades públicas en Colombia desde vieja data han
acudido a las herramientas necesarias para producir un cambio social con sus
aportes científicos, extendiendo los beneficios a todo el pueblo para que el
mismo pueda acceder a la educación de calidad y a las condiciones socio
económicas necesarias para poder satisfacer sus mínimos vitales.
Existe un plan de gobierno para la educación en Colombia denominado la
revolución educativa, que se resume en mayor cobertura pero con menor
presupuesto. Lo anterior significa menor calidad y menores condiciones de
bienestar para los estudiantes porque conlleva a la deserción al no tener
alimentación, residencia y salud, necesarios para su permanencia en las
instituciones educativas. Tampoco es un secreto que la educación publica en
Colombia, enmarcada dentro de la lógica del modelo neoliberal, es afectada por
una política de desmonte y de desfinanciación Estatal a través del decreto
presidencial 2566 que se impone a las universidades publicas y en el caso
concreto de la Universidad Nacional de Colombia, también, se impone la reforma
académico administrativa.

Sin embargo para la imposición de estas políticas en las universidades, se agencia
desde los inicios del primer mandato del presidente Uribe, un recorte a los
espacios de participación democrática de los estamentos en las universidades y
un proceso de señalamiento a las organizaciones que hacen vida en ellas. Este
hecho se ha reconocido como “hacer gobernables las universidades”, de allí se
han desprendido estatutos o reglamentos que criminalizan la protesta social, que
coartan el derecho a disentir, e impulsan acuerdos bajo los cuales concentran
fuertemente la autoridad en un solo cargo. En general, son retrocesos
sistemáticos que limitan la participación y la democracia, pues como en el caso
de la Universidad Nacional se ha aislado completamente de la capacidad de
decidir sobre si mismos y sobre el futuro de la Universidad a los estamentos.
Frente a esto es completamente razonable y legítimo que, por ejemplo, los
estudiantes hagan frente mediante la movilización y la protesta, la acción
decidida y consciente, reclamando participación, haciendo un amplio ejercicio
autónomo de construcción académica de universidad y de sociedad.
Es verdad que en varias ocasiones estas acciones han terminado en hechos
violentos, pero hay que reconocer que esto sucede cuando se quiere afrontar el
descontento y las reclamaciones de espacios de participación, con la represión
de las directivas por medio de señalamientos y de procesos disciplinarios a los
estudiantes, profesores y trabajadores que asisten a las protestas; y con la
arremetida de la fuerza pública que históricamente ha sido nefasta en las
universidades y que, especialmente, en el último año ha dejado varios
estudiantes muertos, ocasionando cuantiosas perdidas materiales a las
universidades al querer mostrar trabajos científicos como “material bélico”.
En este último periodo se presentan intimidaciones a la comunidad universitaria
en general y amenazas directas a estudiantes, profesores y organizaciones
estudiantiles en la Universidad Nacional de Colombia, similares a las que se han
presentado contra la Universidad de Antioquia; previa aparición de una campaña
mediática de criminalización de la protesta social al interior de la Universidad,
obedeciendo a lo que parece ser un plan orquestado por las fuerzas de la
ultraderecha con la complacencia de algunos sectores del Estado colombiano,
que quieren afianzar su presencia en las universidades públicas y, en especial, en
la Universidad Nacional con el ánimo de impedir la construcción colectiva de
universidad y la visión crítica frente al modelo de Estado que compartimos
amplios sectores de la sociedad colombiana.

Desde comienzos del año 2006 se acentúa, entonces, una campaña en los medios
de comunicación que informa de la presencia de actores armados al interior de
las universidades, señalando a organizaciones políticas legales que
históricamente han hecho presencia en las universidades y ligando cualquier
expresión estudiantil a los sectores vinculados al conflicto armado que atraviesa
el país. Lo anterior se acompañó de la insistencia de la fuerza pública de
intensificar su accionar al interior de las universidades; posterior a ello, se
presentan comunicados y panfletos, amenazando contra la integridad física de
todo aquel que se vincule a las dinámicas de la protesta social, firmado por un
grupo paramilitar que se hace llamar Bloque ‘Carlos Castaño’.

Es motivo de preocupación, que así como con el acentuar de la presencia de la
fuerza pública en distintos hechos donde se presentaron muertes de estudiantes
en las universidades del país y un sin número de estudiantes heridos, con esta
nueva estrategia paramilitar se materialicen las amenazas impetradas y se
presente ya no una aparente serie de “asesinatos fortuitos” si no un
aniquilamiento sistemático de miembros visibles de la comunidad universitaria.
Frente a estos hechos es necesario considerar que no se puede ligar las
expresiones de protesta social con el accionar de los grupos armados, así mismo,
tampoco se puede generalizar casos puntuales de actores violentos so pretexto
de querer mostrar las universidades como semillero y reproductor de violencia y
que además, es necesario garantizar el derecho a la protesta social, de disentir y
controvertir mediante las ideas y la acción consecuente de los universitarios para
que los cambios en la sociedad colombiana, excluyente por naturaleza, puedan
darse, evolucione y re-evolucione a otro estadío más equitativo, más
democrático y lastimosamente hoy algo más utópico frente al panorama de los
cuatro años venideros.

Es por esto que se extiende un llamado a todos los sectores sociales nacionales e
internacionales a acompañar estos procesos y a la defensa de la universidad
pública, de la autonomía universitaria y a reconocer el gran aporte científico
hecho por la universidad pública a la Nación colombiana.

dmcarreram@unal.edu.co